LA CIUDAD PROHIBIDA, Jardín Imperial

Ver todo el contenido de Pekín
Comprar Pekín
Desbloquea para siempre la app con todos los contenidos de Pekín
48 audio - 121 min
€ 8,99
Comprar
Audio Guide length: 3.02
español Idioma: español

Detrás del Palacio de la Tranquilidad se encuentra la Puerta de la Tranquilidad Terrenal con el ambulatorio de los médicos imperiales, la despensa y, junto a ella, la sala de servicio de los eunucos de la corte, es decir, los criados castrados.

La puerta conduce al Jardín Imperial que, a pesar de haberse construido en 1417 y haberse sometido a diversas reparaciones, conserva todavía su diseño original. El Jardín Imperial no solo era un lugar de relajación para el emperador, la emperatriz y las concubinas, sino que también se utilizaba para un propósito completamente diferente, como realizar ritos de sacrificio.

Merece la pena visitar el jardín porque es uno de los pocos que se conservan en el estilo antiguo de los jardines chinos: elegante con verdes y exuberantes cipreses antiguos y hermosos paisajes, está decorado con encantadores pabellones, terrazas, pasillos y coloridos senderos empedrados.

Es rectangular, tiene una superficie de unos 12.000 metros cuadrados y contiene una veintena de estructuras, cada una de ellas de diferente estilo. La forma en que se mezclan con árboles, jardines de rocas, parterres de flores y objetos escultóricos, como quemadores de incienso de bronce, te cautivarán al instante.

El Salón de la Paz Imperial es el edificio dominante y ocupa la posición central. Rodeado por un muro, data de alrededor del siglo XV. Enfrente hay un pino de cuatrocientos años, conocido como el Pino de la Consorte, que simbolizaba la armonía entre el emperador y la emperatriz. Dos unicornios dorados protegen la puerta del Salón de los malos espíritus. En el interior, se rezaba al dios taoísta del agua, Zhenwudadi, para pedirle que protegiera la Ciudad Prohibida del fuego.

En cada una de las cuatro esquinas del jardín verás un pabellón. Estos cuatro edificios simbolizan las cuatro estaciones. El Pabellón de la Primavera es el más famoso, ocupa la esquina este, se construyó en 1535 y se restauró durante la dinastía Qing.

En el jardín puedes admirar la Colina que Recoge la Belleza: una pequeña colina artificial con una cueva, en la que se encuentra el Pabellón de la Vista Imperial. Los emperadores subían allí durante el Festival del Doble Nueve para disfrutar del espectáculo de la celebración en familia.

Como habrás notado, muchos de los senderos están pavimentados con diferentes guijarros de colores que simbolizan la suerte.

 

Curiosidad: el Festival del Doble Nueve era una celebración que tenía lugar en todo el Extremo Oriente el noveno día del noveno mes de cada año para celebrar las cosechas de otoño.

 

TravelMate! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.
Comparte en