Audio Guide length: 2.43
español Idioma: español

El Fontainebleu es, sin duda, el hotel más famoso de la ciudad. Ha sido inmortalizado en tantas películas que se ha convertido en una estrella.

¿Algunos ejemplos? James Bond contra Goldfinger, la película de acción en la que Sean Connery interpretaba al agente secreto más famoso de todos los tiempos. La película empieza precisamente con una vista aérea del Fontainebleau acompañada de la canción Into Miami, de John Barry. Y cómo olvidar la piscina del hotel, el lugar favorito de Tony Montana, alias Al Pacino, en la película El precio del poder de Brian de Palma. O el momento en el que Kevin Costner salva a Whitney Houston mientras canta en El guardaespaldas. Todas estas escenas se rodaron justo en este espléndido hotel.

 

Este imponente complejo, construido en 1954, es obra del genio Morris Lapidus, conocido como «el arquitecto del sueño americano».

A pesar de las reformas que se han realizado en el trascurso de los años, la estructura mantiene su forma original. Se encuentra en el centro de una zona llamada millionaires' row, «la calle de los millonarios», y aún representa el símbolo de un país que salió victorioso de la Segunda Guerra Mundial, insolente y seguro de sí mismo.

El estilo de este hotel se podría definir como típicamente americano, imposible de relacionar con ningún otro estilo; una creación que nace únicamente de la mente de su artífice. Te recomiendo que te des un paseo por la manzana, poblada de elegantes y exclusivos edificios residenciales, caminando entre los campos de golf de Miami Beach. Más allá de Collins Avenue, a lo largo del canal de Indian Creek, se encuentran atracados numerosos y magníficos yates y barcos de vela.

El mismo James Bond, al principio de James Bond contra Goldfinger, contempla cómo se divierten los huéspedes del Fontainebleau y exclama: «¡Esto sí que es vida!»

Si eres una persona afortunada y puedes hospedarte aquí, disfrutarás de unas lujosísimas habitaciones con increíbles vistas al océano, restaurantes excepcionales, piscinas entre fantásticas palmeras y, por supuesto, de una playa privada.

Me despido con una curiosidad: quiero darte algunas cifras relacionadas con el hotel Fontainebleau que, sin duda, te dejarán con la boca abierta. La finca ocupa 9 hectáreas y el complejo se desarrolla en altura hasta un máximo de 17 plantas, con un total de nada más y nada menos que 1.504 habitaciones y suites.

¡Descarga gratis TravelMate! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.
Comparte en