Audio Guide length: 2.30
español Idioma: español

La iglesia de San Mateo se construyó entre 1667 y 1700 por encargo de las monjas de la Tercera Orden Franciscana. Su autor fue probablemente Giovanni Andrea Larducci, un arquitecto veneciano. Comparado con las otras iglesias de Lecce que ya has visto o verás, San Mateo es completamente diferente.

De hecho, la parte inferior de la fachada sobresale hacia delante, como si se hinchara hacia fuera, y la superior, en cambio, se mete hacia adentro y parece hundirse en el interior.

Las iglesias tradicionales de Lecce tienen su encanto en las numerosas decoraciones, pero no cuestionan el hecho de que la fachada debe ser recta. Este modo de tratar la arquitectura, que compromete la estructura del edificio a través de elementos cóncavos y convexos y no se limita a decorar la superficie, es uno de los elementos más interesantes de la arquitectura barroca que desarrollaron en Roma los grandes arquitectos Bernini y Borromini. Estos concibieron los edificios como una especie de majestuosos organismos vivos, capaces de liberarse de la rigidez tradicional.

De hecho, Larducci, que diseñó esta iglesia, era sobrino de Francesco Borromini, y se inspiró precisamente en una iglesia que su tío diseñó en Roma, la iglesia de San Carlo alle Quattro Fontane.

Tras la muerte de Larducci, Giuseppe Zimbalo concluyó la parte superior de la fachada, más en línea con el estilo de Lecce.

 

Ahora, pon el audio en pausa y entra en la iglesia.

 

El interior, ricamente decorado, es un único gran espacio de planta elíptica, es decir, circular pero alargada, flanqueada por capillas en forma de arco, con riquísimos altares, separadas por pilares con las estatuas de los doce apóstoles, obra del escultor local Placido Buffelli. Estas estatuas, que datan de 1692, son el complejo escultórico barroco más significativo de Salento. Observa la talla de madera pintada de San Mateo que hay en el altar mayor, obra de 1691 del napolitano Gaetano Patalano. En la parte superior también se observa la espléndida galería con parejas de arcos y una cornisa sobre la cual se abren las ventanas. Desafortunadamente, un techo del siglo XIX reemplaza al original de la época.

Me despido con una curiosidad: las hermanas franciscanas asistían a las ceremonias religiosas desde la galería para no entrar en contacto con los hombres.

¡Descarga gratis TravelMate! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.
Comparte en