Audio Guide length: 2.35
Autor: STEFANO ZUFFI E DAVIDE TORTORELLA
español Idioma: español

¡El Capitolio es uno de los lugares más cargados de historia de Roma!

Es una de las siete colinas históricas en las que se fundó y desarrolló Roma: concretamente la que asumió el máximo significado religioso y político. Fue en la cima del Capitolio donde en el 509 antes de Cristo se construyó un templo dedicado a la llamada "Tríada Capitolina", formada por las tres divinidades principales de la ciudad: Júpiter, Juno y Minerva. Al igual que la Acrópolis de Atenas, el Capitolio ha sido siempre la sede del gobierno de Roma, siendo ahora la sede del Ayuntamiento.

Si ya has subido a la cima de la colina por la escalinata de Aracoeli, puedes simplemente pasar al lado de la iglesia y entrar en la plaza; de lo contrario, puedes llegar a través de la "cordonata", la amplia y solemne rampa que conduce a la plaza, construida en la primera mitad del siglo XVI según un proyecto de Miguel Ángel, para darle un acceso digno a uno de los lugares más importantes de la ciudad. Al final de la rampa, a lo largo de la balaustrada que rodea la plaza, verás algunas estatuas, entre ellas las de Cástor y Pólux junto a sus caballos: grandes y rígidos, que datan del siglo IV después de Cristo.

Por fin te encuentras en la maravillosa plaza del Campidoglio, diseñada por Miguel Ángel, y que es una de las obras maestras urbanísticas del Renacimiento. Aparece ante ti como un foro encerrado entre nobles palacios, iguales en estilo y tamaño, pero también como una especie de ciudad ideal en las alturas de Roma, que te permite vistas inolvidables y diferentes en cada uno de sus rellanos intermedios.

La disposición ideada por Miguel Ángel, que respeta el delicado encanto de la plaza y a la vez inventa nuevas soluciones adaptadas a la alta dignidad del lugar, transforma el Capitolio en una auténtica terraza que se asoma por un lado a la ciudad y por el otro al antiguo Foro Romano.

 

CURIOSIDAD: el Capitolio es famoso sobre todo por la leyenda de sus gansos. En tiempos de la República, los romanos fueron sitiados por un ejército de galos, y se habían atrincherado en el Capitolio. Los galos trataron de acercarse en silencio durante la noche, pero los gansos sagrados de Juno comenzaron a graznar, alertando a los defensores que tuvieron tiempo para preparar una eficaz contraofensiva.

¡Descarga gratis TravelMate! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.
Comparte en