Audio Guide length: 2.44
Autor: STEFANO ZUFFI E DAVIDE TORTORELLA
español Idioma: español

Todos los romanos llaman familiarmente a la cúpula de San Pedro "er cupolone", pues es un elemento que caracteriza de manera inconfundible a la ciudad, incluso más que el Coliseo.

Su altura exterior alcanza los 137 metros, y en el horizonte de Roma siempre es el punto de referencia indispensable. Más que desde la plaza, sin embargo, te aconsejo que la contemples desde los Jardines Vaticanos de detrás de la basílica, desde donde podrás distinguir claramente su poderosa masa escultórica así como la linterna en forma de templete de su cima, que libera con su impulso la energía transmitida por el edificio.

Para realizar la inmensa cúpula, Miguel Ángel se basa en la memoria de sus predecesores: utiliza las estructuras creadas por Bramante, con cuatro gigantescos pilares de complejas formas, y repite la técnica del doble casquete inventada por Filippo Brunelleschi para la cúpula de la Catedral de Florencia.

Y al igual que en Florencia, también aquí en el espacio intermedio entre los dos casquetes colocados uno encima del otro se construyó una escalera, que puedes recorrer para disfrutar de dos extraordinarios puntos de vista: desde el balcón de la base de la cúpula te puedes asomar al interior de la Basílica; en la parte superior, tienes vistas de toda Roma.

Subiendo a la cúpula tienes la oportunidad de admirar también el interior del grandioso diseño de Miguel Ángel, y de ver desde cerca sus espléndidos mosaicos. Como te decía y como podrás constatar tú mismo, la base de la cúpula está rodeada de ventanas que se alternan con parejas de columnas. Los tondos de mosaicos que verás en todo su contorno tienen un diámetro de casi ocho metros y representan a los evangelistas, mientras que en los mosaicos del casquete puedes ver representados a papas, doctores de la Iglesia, santos, apóstoles y ángeles, hasta el fresco titulado Eterna bendición del padre , a la altura de la linterna.

 Miguel Ángel aplica a la arquitectura una visión casi escultórica, y concibe la cúpula de la basílica como una poderosa masa compacta. Las costillas que sobresalen fuertemente y la delimitan parece que apenas pueden contener la energía de su volumen hinchado.

 

CURIOSIDAD: la bola que se encuentra en la parte superior de la cúpula, bajo la cruz, es de bronce y está totalmente recubierta de oro. Tal vez te parezca pequeña, pero puede albergar nada menos que a 20 personas. Hasta los años 50, después de una subida memorable, se podía llegar hasta ella, pero por desgracia actualmente está prohibido. Aunque piensa que fue justo ahí donde, en 1845, el papa Gregorio XVI ofreció un refrigerio al zar de todas las Rusias Nicolás I. Imagina el agotamiento de esos pobres camareros, tener que subir y bajar con bandejas y vasos.

¡Descarga gratis TravelMate! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.
Comparte en