Audio Guide length: 2.29
Autor: STEFANO ZUFFI E DAVIDE TORTORELLA
español Idioma: español

En la planta superior del Palacio Carignano puedes visitar el Museo Nacional del Risorgimento. Aquí volverás a recorrer las etapas del largo y arduo camino de la unificación nacional italiana, en perfecta armonía entre espacios y objetos históricos. El corazón de la exposición son las décadas centrales del siglo XIX, aunque la muestra empieza en el XVIII y llega hasta las guerras mundiales del XX.

Debes saber que los miembros de la rama principal de los Saboya consideraban al Palacio Carignano como la verdadera "casa" de la familia, mientras que el Palacio Real, que en realidad nunca se terminó, era más bien la residencia oficial y la sede para las recepciones.

Carlos Alberto, que nació en 1798 precisamente en el Palacio Carignano , y que vivió en él durante más de treinta años, decidió convertirlo en un lugar símbolo del programa político de los Saboya: conseguir la unidad nacional liberando a las regiones que estaban todavía bajo la dominación extranjera.

Imagina con cuánta emoción, 22 años más tarde, en este mismo palacio, su hijo Víctor Manuel II tuvo que pronunciar ante el Parlamento el célebre discurso que culminaba con la frase: "¡no somos insensibles al grito de dolor que desde muchas partes de Italia se eleva hacia nosotros!". Fue el inicio de la última y decisiva fase de las guerras de independencia nacional. Será el propio Víctor Manuel el primer Saboya que pueda llevar el título de "rey de Italia".

Tal vez el lugar más memorable de tu visita sea el gran salón de baile oval de Guarini, transformado en el austero salón en el que se reunieron, primero la Cámara de Diputados del Reino de Cerdeña, y luego el Parlamento italiano. La sede de la presidencia y los bancos de los diputados han acogido a todos los grandes protagonistas del Risorgimento italiano. Pero por muy cargada de historia que estuviera, la sala era insuficiente para albergar a los parlamentarios de la Italia unificada.

En espera de que se completase la parte trasera del palacio, con la nueva sala rectangular de 800 metros cuadrados, las sesiones del Parlamento italiano se llevaron a cabo en un pabellón provisional de madera, construido en el jardín.

 

CURIOSIDAD: la sala de la "Cámara Italiana", con los bustos de los catorce presidentes desde 1848 en adelante, se terminó en 1865, pero no se utilizó nunca, porque para entonces la función de capital de la nación se había trasladado a Florencia.

¡Descarga gratis TravelMate! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.
Comparte en