Audio Guide length: 2.34
español Idioma: español

Potsdamer Platz es, sin lugar a dudas, la plaza más moderna de Berlín.

Esta zona, llena de rascacielos y centros comerciales, te sorprenderá por la evolución de sus edificios, que parecen haber sido construidos uno en función de los otros. No es solo una sensación.

 

Durante la Segunda Guerra Mundial, la zona que rodea la plaza fue objeto de fuertes bombardeos y quedó reducida a escombros. Cuando el conflicto terminó, la plaza quedó dividida entre Alemania Oriental y Alemania Occidental y, además, desde 1961, dicha separación se materializó con el Muro, que atravesaba la plaza. En 1953, fue el escenario de una manifestación de trabajadores de Berlín Oriental, que sufrieron una brutal represión por parte de las tropas soviéticas y de la policía y acabó con un centenar de víctimas.

 

En los años noventa, tras la unificación alemana, la plaza se reconstruyó por completo bajo dirección de numerosos arquitectos.

Al italiano Renzo Piano se le asignó un área propiedad de la Daimler, una empresa de automóviles, que comprende varios edificios. El más llamativo es un rascacielos de ladrillo: la Torre Kollhoff, finalizada en 1999 y obra del arquitecto Kollhoff, uno de los miembros del equipo de Renzo Piano. En la planta 24 se encuentra el Panoramapunkt, una plataforma que ofrece unas espléndidas vistas de la zona.

 

A Sony se le asignó un área en la que ahora se encuentra su complejo comercial, mientras que una tercera parte se destinó a la construcción del Beisheim Center, que recuerda a los rascacielos de la Gran Manzana y alberga oficinas, tiendas y el lujoso hotel Ritz-Carlton.

 

Si decides continuar a lo largo de la calle Potsdamer Strasse, llegarás al «Paseo de la Fama» de Berlín. Se trata del conocido como Boulevard der Stars, la «avenida de las estrellas». Justo igual que en Los Ángeles, unas estrellas de bronce incrustadas en la acera rinden homenaje a los grandes actores del cine alemán. Una especialmente divertida tiene que ver con el Fantasma de Pepper, unas pequeñas cámaras que proyectan un holograma del actor al que rinde homenaje la estrella, de manera que podrás hacerte una foto con los actores más importantes de Alemania.

 

Curiosidad: antes de la guerra, esta plaza ya estaba muy concurrida y era un lugar de intenso tráfico, ya que se encuentra en el cruce entre cinco calles. De hecho, aquí se instaló el primer semáforo del mundo en 1920.

¡Descarga gratis TravelMate! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.
Comparte en