CAPITOLIO Y MUSEOS CAPITOLINOS, Museos Capitolinos Esculturas

Comprar Roma solamente a € 6,99
Audio Guide length: 3.12
Autor: STEFANO ZUFFI E DAVIDE TORTORELLA
español Idioma: español

Para visitar los Museos Capitolinos atravesarás los tres palacios de la plaza, por lo que te conviene reservar varias horas para la visita: recuerda que el Capitolio es desde el siglo XV un lugar en el que se reúnen y exponen esculturas antiguas. Las colecciones están dedicadas principalmente a la escultura clásica, pero también verás magníficas salas renacentistas y barrocas, grandiosas estatuas de los papas, una rica pinacoteca y el extremadamente sugerente paseo a lo largo de los arcos del Tabularium , con vistas al Foro, para terminar con un memorable refrigerio al aire libre, si el tiempo lo permite, en la cafetería de la incomparable terraza panorámica desde la que puedes disfrutar del espectáculo de tener a tus pies la Ciudad Eterna.

Entre tanta abundancia, te doy algunas sugerencias sobre las obras que no debes perderte: algunas esculturas clásicas, el extraordinario Marco Aurelio y la Pinacoteca.

Entre las esculturas antiguas te recomiendo en primer lugar la Loba Capitolina, uno de los símbolos más conocidos de la antigua Roma. Según la tradición, Rómulo y Remo eran dos gemelos nacidos de la unión entre el dios Marte y la sacerdotisa Rea Silvia. Abandonados después de su nacimiento, habrían sido amamantados por una loba y luego adoptados por una familia de campesinos. Más tarde, Rómulo fundaría la ciudad de Roma en el año 753 antes de Cristo, el día que todavía hoy se considera como el "Nacimiento de Roma", el 21 de abril. ¡Piensa que esta magnífica loba de bronce tiene unos 2.500 años de vida! Los gemelos, también de bronce, se añadieron en cambio muchos siglos después, en época renacentista.

Cerca de la Loba te señalo otras dos famosas obras maestras de bronce. Una se llama Bruto Capitolino, está fechada entre el segundo y el primer siglo antes de Cristo, y es un espléndido retrato de un hombre de mirada orgullosa y digna. La otra es una de las estatuas más famosas e imitadas a lo largo de los siglos y se llama Spinario: representa a un muchacho sentado sobre una roca que se saca una espina del pie. Admira su pose espontánea y elegante y la habilidad con la que está modelado el cuerpo todavía de formas suaves e inmaduro del adolescente.

Te señalo también la estatua de mármol de la Venus Esquilina, del siglo I antes de Cristo, delicada figura de una joven que algunos investigadores creen que se trata de un retrato de Cleopatra, reina de Egipto.

 

CURIOSIDAD: si miras con atención la Loba Capitolina notarás que tiene un defecto en las patas traseras, de hecho, se decía que fue alcanzada por un rayo. En la antigua Roma, todas las estatuas alcanzadas por un rayo se convertían en sagradas y no debían ser vistas. Por eso se retiró la Loba y no reapareció hasta la Edad Media.

¡Descarga gratis TravelMate! La aplicación de viajes que te proporciona información sobre las maravillas del mundo.
Comparte en